Atender a todo sin estresarnos ¿es posible?

Fecha limiteAtender a todo sin estresarnos ¿es posible?

Vivimos en un mundo frenético, donde desde que nos levantamos tenemos multitud de cosas que hacer y en muchas ocasiones no sabemos cómo hacerles frente a todas. En estas situaciones, es mejor tratar de tomarse estas situaciones con calma, manteniéndonos tranquilos, pues solo así podremos atender con éxito tanto a nuestros compromisos personales como profesionales.

¿Pero cómo es posible conseguirlo sin estresarnos y sin caer en la ansiedad del día a día?

Es importante priorizar, por lo que nuestra primera recomendación, sería realizar una lista de prioridades. Lo ideal sería hacer una lista y dividirla en tres secciones.

En la primera colocaremos las tareas “imprescindibles” como ir al trabajo, recoger a los niños del colegio, acudir a una entrevista de trabajo, etc.

En la segunda introduciremos las tareas que son “deseables” que hagamos, pero que realmente no tienen tanta importancia o posibles consecuencias, como pueden ser limpiar la casa, hacer la compra, preparar la comida de la semana, etc.

En la última columna o sección, pondremos las tareas que realmente no son necesarias, ni tan importantes, aunque nos “gustaría” mucho hacer como salir de fiesta, ir al cine, tomar una siesta, dar un paseo, ir de compras, etc. seguro que se te ocurren muchísimas.

Con esto no queremos trasmitir la idea de que no debemos realizar estas actividades enfocadas al ocio y al bienestar. Al contrario, de hecho son una parte fundamental para vencer y eliminar el estrés, la frustración y la ansiedad.

Una vez tengamos nuestra lista pormenorizada de tareas, solo tenemos que destinar el tiempo que consideremos a cada una de ellas. Es importante contar con un margen de tiempo a la hora de realizarlas, por si surge cualquier imprevisto que nos impida terminar a tiempo.

Es del mismo modo muy recomendable, que cada vez que acabemos una terea realmente importante (después de un duro día de trabajo por ejemplo) te des un pequeño premio o recompensa en forma de ocio. Pretendemos buscar con ello que sientas que has cumplido con tu deber, para que a continuación puedas seguir con mucha más fuerza con el resto de obligaciones.

En definitiva, pretendemos darnos cuenta de que si nos organizamos y nos tomamos las tareas con calma, es probable que nos dé tiempo a casi todo.

Recuerda igualmente mantener un equilibrio entre el deber y el ocio del día a día.

Fuente imagen: http://1.bp.blogspot.com/-cYTB7B3qo1o/UIPXi_RdLuI/AAAAAAAAFU0/EttZhBxhFE4/s1600/Fecha+limite.jpg

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *