Cómo combatir el estrés

Como combatir el estrés

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el estrés como “una serie de respuestas fisiológicas que preparan al organismo para la acción” (Kalimo, El-Batawi, Cooper, 1988) y Richard Lazarus (1966) lo definió como “el resultado de la relación entre el individuo y su entorno, evaluado por aquél como amenazante, que desborda sus recursos y pone en peligro su bienestar”.

Es, por tanto, un conjunto de reacciones físicas y emocionales que se experimentan al enfrentarse a situaciones o problemas que exigen una respuesta. Este mecanismo se activa con el fin de poner en marcha los recursos para atender las demandas de la situación. El estrés es un proceso que activa y prepara, haciendo que se piense más rápido, uno se concentre mejor o se active el organismo para actuar. Por tanto, el estrés no siempre tiene consecuencias negativas ya que en ocasiones su presencia representa una excelente oportunidad para poner en marcha nuevos recursos personales, fortaleciendo así la autoestima e incrementando las posibilidades de éxito en ocasiones futuras.

Cuando las situaciones o problemas a los que hay que hacer frente producen una activación adecuada (no desproporcionada) y se obtienen resultados satisfactorios a un coste personal razonable, el estrés ejerce un efecto positivo sobre el organismo, ya que permite manejar de forma constructiva los problemas y hacer frente a los retos. Pero si esas situaciones exigen permanecer activados durante mucho tiempo, los efectos del estrés se vuelven perjudiciales, pudiendo desarrollarse un proceso patológico en el que se van agotando los recursos, pero hay que continuar haciendo frente a las demandas.

Las reacciones emocionales más representativas asociadas con él son la ansiedad, la ira y la depresión. Los síntomas característicos que sufre la persona estresada son el agotamiento físico, la falta de concentración y la pérdida del rendimiento.

El 75% de la población tiene estrés por lo menos dos veces a la semana. El estrés puede provenir de cualquier situación, pensamiento que te haga sentir frustrado, decepcionado o furioso. Las madres trabajadoras son las más dadas a sufrir estrés.

Os dejamos una guía, de Más Vida Red, en la que se analiza la importancia del entorno de trabajo, las diferencias individuales y los procesos de valoración, imprescindibles para determinar y entender cómo funciona el estrés. Además, se exponen las técnicas  psicológicas más eficaces que deben incluir los programas de intervención en manejo del estrés, indicando sus beneficios terapéuticos.

 

Os podéis descargar la guía aquí estrés.

 

Fuente de la imagen: ayudachicas.

 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *