¿Cómo detectar la presencia de Acoso Escolar?

¿QUÉ ES EL ACOSO ESCOLAR?

Podemos definir el Acoso escolar como agresividad física, verbal o psicológica ejercida de manera continua entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado, el cual se da mayoritariamente en el aula, patio de escuelas y en el entorno del contexto escolar.

El objetivo de esta agresión es intimidar mediante un abuso de poder, ejercido por un agresor más fuerte que la víctima.

Esta “fortaleza” y “debilidad” puede ser real, física o percibida de forma subjetiva.
           
 
El Acoso y la Violencia Escolar generan en las víctimas daños psicológicos graves cuando las conductas de maltrato y hostigamiento se mantienen durante cierto tiempo. El tiempo necesario para que se manifiesten estos daños puede variar en función de variables como el apoyo afectivo que reciban las víctimas en su entorno familiar.
 
Algunos de los daños generados por el Acoso escolar pueden cronificarse llevando a cambios permanentes de la personalidad.
 
Se recomienda por tanto que en aquellos casos en que el acoso haya afectado significativamente al niño, se busquen las ayudas profesionales necesarias: Psicólogos, Médicos, etc.
 
Diferentes tipos de acoso
 
          Exclusión social: Cuando se ignora, se aísla y se excluye al otro. 
          Verbal: Insultos y menosprecios en público para poner en evidencia al débil. 
          Psicológico: En este caso existe una persecución, intimidación, tiranía, chantaje, manipulación y amenazas al otro. 
          Físico: Hay golpes, empujones, se organizan palizas al acosado, etc.
          Ciber-acoso: es el uso de medios electrónicos de comunicación tales como e-mail, redes sociales, móvil, etc., que se usan para acosar a un individuo o grupo, mediante ataques personales. 
 
 

Señales de alerta en una víctima de acoso.

Las principales señales  a los que todo padre/madre debe prestar atención para detectar acoso escolar son: –Miedo del niño a ir al colegio. –Reticencia del niño a ir al colegio. –Evitación de actividades con sus compañeros. –Quejas y malestar físico antes de ir al colegio. –Pérdidas de material escolar o juegos en el colegio. –No querer ir a clase de gimnasia. –Cambios del estado de ánimo: tristeza y apatía. –Cambios de personalidad: retraimiento. –Comienzo del niño de morderse las uñas. –Disminución de la capacidad para concentrarse y prestar atención. –Problemas de memoria. –Pesadillas. –Dificultades para conciliar el sueño e insomnio. –Ansiedad y nerviosismo. –Aislamiento social e introversión. –Irritabilidad y sensibilidad a la crítica. –Hipervigilancia (mantenerse en constante estado de alerta).

 

Errores frecuentes que debemos evitar. 
 
– No pongan en duda el relato de su hijo.
– No intenten restarle importancia al relato diciendo que son cosas de niños.
– No le diga que intente hacerse amigo de sus acosadores.
– No le pidan que cambie su forma de ser, o que “trate de integrarse”. Seguramente su hijo ya habrá intentado “integrarse” y eso no habrá sido posible.
– No le obligue a asistir a actividades extraescolares como cumpleaños o excursiones si no desea ir.
 
El Departamento de Educación del Gobierno Vasco ha formulado un decálogo de acciones para hacer frente al Acoso y el Cibera-coso:
 
1. Pide ayuda 2. Nunca respondas a las provocaciones 3. No hagas presunciones 4. Trata de evitar aquellos lugares en los que eres asediado 5. Cuanto más se sepa de ti, más vulnerable eres y más variado e intenso es el daño que pueden causarte 6. Guarda las pruebas del acoso durante todo el tiempo, sea cual fuere la forma en que éste se manifieste, porque pueden serte de gran ayuda 7. Comunica a quienes te acosan que lo que están haciendo te molesta y pídeles, sin agresividad ni amenazas, que dejen de hacerlo 8. Trata de hacerles saber que lo que están haciendo es perseguible por la Ley en el caso de que el acoso persista: Les puedes sugerir que visiten páginas como www.e-legales.net o www.ciberbullying.net para que lo comprueben por sí mismo. 9. Deja constancia de que estás en disposición de presentar una denuncia, si a pesar del paso anterior continúa el acecho 10. Toma medidas legales si la situación de acoso, llegado este punto, no ha cesado.
 
Referencias y webs de interés
 
– http://www.deaquinopasas.org/
– www.e-legales.net
– www.ciberbullying.net
– denuncias.pornografia.infantil@policia.es
– www.gdt.guardiacivil.es
O llama al teléfono de ANAR de ayuda a niños y niñas: 900 202 010
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *