Cómo saber si eres una persona asertiva

Cómo saber si eres una persona asertiva

Al hablar de personas asertivas, conviene tener claro que nadie lo es totalmente.

Se trata de una habilidad que podemos adoptar de forma más o menos habitual, que podemos poseer en mayor o menor grado y utilizarla con mayor o menor frecuencia.

Va a depender de diversos factores como el estado de ánimo, la situación, las circunstancias, la persona con quién nos relacionamos, experiencias previas, etc.

Podemos describir a la persona asertiva a partir de una serie de pensamientos, emociones y conductas típicas:

   Se conoce a sí misma

   Suele ser consciente de lo que siente y de lo que desea en cada momento

   Se acepta incondicionalmente, conservando siempre su propio respeto y dignidad, gane o pierda

   Sabe comprender y manejar adecuadamente sus sentimientos y los de los demás

   No suele experimentar ansiedad en sus relaciones con los demás, siendo capaz de afrontar los conflictos, los fracasos y los éxitos.

   No exige las cosas que quiere ni se autoengaña pensando que no le importan

   Acepta sus limitaciones

   Lucha con todas sus fuerzas por realizar sus posibilidades

   Se mantiene fiel a si misma ante cualquier circunstancia

   Se siente responsable de su vida y de sus emociones

   Da una imagen de persona congruente

   Expresa lo que siente, quiere, piensa y desea

   Defiende sus derechos respetando al mismo tiempo los de los demás

   La comunicación es abierta, directa, franca y adecuada

   Elige a las persona que le rodean, determinando quiénes son sus amigos y quiénes no

La asertividad es un importante componente de lo que entendemos por salud mental, pues los individuos poco asertivos experimentan sentimientos de aislamiento, baja autoestima, síntomas depresivos, temor y ansiedad en las situaciones interpersonales. También suelen sentirse rechazados o utilizados por los demás y, a menudo, tienen problemas psicosomáticos, como dolores de cabeza o alteraciones digestivas.

Ser capaces de expresar nuestros deseos y opiniones, defender nuestros derechos y tomar las riendas de nuestra propia vida son cuestiones muy deseables para cualquiera. Para ello, lo ideal sería practicar esta habilidad hasta manejarla al 100%.

Fuente: Elia Roca.


Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *