Miedo a lo desconocido ¿Cómo superarlo?

miedo a lo desconocidoEl miedo a lo desconocido

Nauseas, mareos, sudoración, inquietud, miedo, fracaso, ridículo, alerta, novedad, riesgo, atrevimiento, aprendizaje, adrenalina,…quizás éstas sean algunas de las sensaciones y emociones que tenemos ante lo desconocido. Algunas de estas emociones, son positivas y otras son negativas, pero todas tienen que ver con el miedo a lo desconocido.

Cuando nos enfrentamos por primera vez a una situación, surgen el abanico de emociones que antes hemos mencionado. Hay personas, en las que priman las sensaciones positivas, incluso algunas, que son unas auténticas adictas a la adrenalina. Pero…

¿Qué hace que en mí sobresalga el temor a lo desconocido por encima de las otras sensaciones y emociones?

La incertidumbre es un estado caracterizado por la inseguridad, por el no saber qué va a pasar, que está íntimamente ligada al miedo a lo desconocido.

La incertidumbre es un sentimiento que por norma, los seres humanos tendemos a gestionar regular. Pero sí es cierto, que algunas personas ven en esta incertidumbre un reto, una ilusión, una oportunidad, cambio, crecimiento, etc. Sin embargo, otras personas ven temores, pérdidas, esfuerzo por salir de la comodidad, emociones desagradables, limitaciones, dudas, etc.

Esta diferencia en su interpretación, es la clave. Es lo que hace que experimentemos miedo ante lo desconocido o no.

Cuanto menos nos movemos de nuestra zona de confort (ese espacio donde nos sentimos seguros, cómodos, tranquilos, ya que sabemos qué nos podemos esperar), más inaccesible se nos hace cruzar a lo desconocido. Esta incertidumbre se hace cada vez más grande y más difícil de soportar. Lo que hace que nos paralicemos más ante lo desconocido.

miedo a lo desconocido¿Por qué tengo miedo a lo desconocido?

Desde que somos pequeños, empieza a surgir este miedo, que se va reforzando por el ambiente que nos rodea. El haber recibido una educación sobreprotectora, quizás sea lo que más lo alimenta. Crecer en un ambiente que no animase a enfrentarse a nuevas situaciones por miedo a lo que pudiera pasar, aumentaría este temor.

Algo que también juega un papel importante es nuestra personalidad. Uno de los rasgos principales en este sentido es el de apertura a la experiencia. Este rasgo describe a personas abiertas, curiosas, que le encantan probar cosas nuevas, flexibles, con ideas no convencionales y muchos intereses. Por tanto, una persona poco abierta a la experiencia, estará menos expuesto a lo desconocido, ya que, están más cómodas en su rutina y costumbres, prefiriendo no probar cosas nuevas.

Otro aspecto importante son las conclusiones que extraemos de las situaciones que vivimos.

Por ejemplo, si cuando salimos en coche por primera vez, nos parece un desafío que no se nos cale, estaremos potenciando aspectos positivos de lo desconocido. En cambio, si nos estresamos ante ese hecho, exigiéndonos que no ocurra, estaremos cargando de aspectos negativos lo desconocido, potenciando por tanto, responder con miedo.

Esto mismo ocurre, por ejemplo, cuando nos perdemos por primera vez en una ciudad nueva. Nos puede resultar gracioso, y pensar que así aprovechamos para conocerla mejor, o nos puede parecer angustioso no saber donde estamos.

Si has llegado hasta este punto, debes saber que, cuanto más permanecemos en nuestra zona segura, más grande estamos haciendo nuestro miedo a lo desconocido. Lo que nos puede llevar a un limitante mayor, y, hacer que, por este miedo, dejemos de vivir experiencias que realmente nos encantaría vivir.

como superar el miedo¿Cómo superar el miedo a lo desconocido?

En el punto anterior, comentábamos la importancia de las conclusiones que extraemos de las situaciones que vivimos como factor que contribuye a este temor. Por tanto, si empezamos a extraer aspectos positivo de lo desconocido, viendo en ello una oportunidad, nos ayudará a superar el miedo.

Exponte. Hasta en tener miedo podemos encontrar algo positivo. Resulta que, cuanto más nos enfrentamos a aquello que no conocemos, más familiar hacemos esa experiencia en nosotros, y por tanto, más pequeñito el miedo.

Confía en ti. Piensa que eres una persona con recursos y que ante cualquier imprevisto u obstáculo que pudiera surgir, pondrías en marcha las diferentes alternativas posibles para solventarlo.

Empieza a ver en la incertidumbre una oportunidad. No sabemos que pasará, pero quizás si mi actitud y pensamientos acompañan, pueda prepararme mejor para lo que tenga que venir.

Recuerda que, lo desconocido es el lugar donde se produce el aprendizaje, el crecimiento, el cambio. No te preocupes por saber hacia dónde vas o qué pasará. Quizás, lo importante sea que estás en el camino.

¿Te atreves a pagar el precio de lo desconocido? ¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Fuente de la imagen: pixabay wasanga y pixabay

Recuerda que puedes visitar más artículos en esta línea, en la sección psicología autoayuda y bienestar. Si lo que te apetece es reflexionar, encontrarás bonitos cuentos y fábulas en la sección para reflexionar. O bien, también puedes acceder a la sección de recursos, donde podrás encontrar guías muy útiles de diversas temáticas.

¡Anímate y navega por nuestro blog!

Y si quieres conocernos, no dudes en visitar nuestra web.

Si te ha gustado este artículo, compártelo 😉

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *