Mindfulness: una forma de potenciar la atención plena y vivir en el presente

mindfulnessEn un seminario al que acudimos en primavera del pasado año sobre Mindfulness, en medio de la clase, el profesor preguntó: ¿quién se ha dado cuenta del olor a azahar que hay alrededor del edificio? (Aclarar que se trata de un edificio de Sevilla, rodeado de vegetación, entre ellas el naranjo).

Ningún alumno levantó la mano. Llevábamos un mes ya acudiendo a dicho lugar y ninguno de nosotros habíamos percibido ese olor tan agradable, probablemente porque siempre llegábamos con prisas, el tiempo justo y pensando si habíamos cerrado bien el coche.

Con ello, os queremos mostrar, cómo, casi sin darnos cuenta, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, vivimos un sin fin de cosas: situaciones, emociones, pensamientos, olores, sensaciones, etc. de la que no siempre somos conscientes.

Normalmente vivimos entre el pasado y el futuro, sin darnos cuenta de que lo que verdaderamente nos ocurre es el presente.

Con vivir en el pasado nos referimos a: debería de haber hecho…, tendría que haber dicho, ay…si me hubiese decidido antes…, y por otro lado, con vivir en el futuro a: no se me puede olvidar que mañana…, recuérdame que la semana que viene…, cuando llegue el fin de semana… En definitiva, a no prestar atención a lo que en ese justo momento estamos viviendo.

Hoy os queremos trasladar un sencillo ejercicio para practicar la atención plena, que como tantas otras capacidades, puede ser entrenada.

Toma un momento del día en el que puedas estar tranquilo, sin que nadie ni nada te moleste. Busca un lugar alejado de ruidos, siéntate o túmbate, como más cómodo te encuentres.

Concéntrate en tu respiración, siente como el aire entra en tu cuerpo y sale del mismo. Permítete escuchar tu respiración. Nada más importa, sólo tú. Probablemente te invadan pensamientos, no te preocupes, del mismo modo que entran, saldrán. Sólo tienes que llevar de regreso tu atención a la respiración. Siente como estás plácidamente sentado o tumbado, cómo tu cuerpo se adapta perfectamente al lugar dónde te encuentres. Concéntrate en las sensaciones de inspirar y expirar. Siente tu respiración.

Con un minuto de práctica al día, es suficiente para iniciarse en esta actitud de vida. Desde esta actitud de Mindfulness o atención plena, podemos experimentar la diferencia entre actuar como un piloto automático versus actuar desde el presente.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *