Sueño: cómo mejorar nuestro descanso


¿Últimamente no duermes bien? ¿Te cuesta trabajo conciliar el sueño? ¿Te levantas cansado/a? A continuación te proponemos una serie de pautas que puedes incorporar en tu día a día para mejor el sueño y el descanso:
Normalización del sueño:
  Mantener horarios de sueño similares todos los días (acostarse y levantarse a la misma hora)
– Tratar de acostarse con los primeros síntomas de somnolencia
  No dormir más de 20 minutos de siesta
  Trasnochar lo menos posible, sobre todo si al día siguiente toca madrugar
  No desplazar más de una hora el momento de levantarse los fines de semana
Alimentación adecuada:
  Evitar más de un café al día (por las mañanas preferiblemente) y otras bebidas estimulantes, así como el tabaco entre otros (sobre todo antes de irse a dormir)
  Tomar una cena ligera y exenta de grasas, al menos dos horas antes de acostarse, sin demasiados líquidos
Acondicionamiento del ambiente:
  Mantener una temperatura suave en la habitación, sin mucha ropa en la cama
  Dormir a oscuras, sin radio ni televisión en la habitación
Conductas facilitadotas del sueño: 
  Hacer deporte moderadamente o pasear por la tarde (al menos, tres horas antes de dormir)
  Evitar situaciones que te activen o te impliquen emocionalmente (por ejemplo discusiones) antes de ir a dormir
  No realizar por las noches tareas que requieran mucha activación o concentración (por ejemplo, jugar en el ordenador o en el móvil)
  Tomar un baño templado antes de acostarse, así como escuchar una música suave o realizar una lectura relajante
  Irse a la cama sólo cuando se tenga sueño, de este modo se asocia la cama con dormir y no con el insomnio
  Si una vez que te acuestas, pasas unos 20 minutos sin dormir, lo ideal es levantarse de la cama e irse al salón. Si te despiertas y no te puedes dormir, no hay que intentar forzar el sueño. El truco es dejar de asociar la cama con el insomnio.
  Utilizar las mismas rutinas antes de acostarse: leer un poco, escuchar música suave, etc.


No hay nada mejor que un sueño reparador
para afrontar nuestro día con energía
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *