Sufrimiento gratuito: 8 hábitos que sabotean nuestro bienestar

sufrimiento gratuito¿Qué es el sufrimiento gratuito?

En consulta, algo que repetimos con relativa frecuencia a nuestros usuarios, es que tenemos que aprender a eliminar el “sufrimiento gratuito”.

La vida, se encarga por su ciclo natural, de traernos situaciones que hacen que nos pongamos tristes, experimentemos desesperanza, nervios, ira,….en definitiva, dolor emocional. Situaciones como una ruptura sentimental, la pérdida de seres queridos, problemas de salud, económicos, familiares,… son obstáculos que la vida, de forma natural nos va a ir presentando y que, por norma, nos generan un profundo malestar.

Sin embargo, y es a lo que nos referimos cuando hablamos de “sufrimiento gratuito”, a veces, sufrimos de manera innecesaria ante problemas cotidianos sin mayor trascendencia. Por ejemplo, cuando nos preocuparnos por cosas que nunca terminan de pasar, cuando predecimos el resultado de sucesos de manera negativa, cuando anticipamos el futuro también de forma negativa, cuando adivinamos las intenciones de otros sin éxito,….

En definitiva, lo que conseguimos con esto es sabotear nuestro bienestar emocional. Sufrir antes de tiempo, de ahí el término “sufrimiento gratuito”.

¿Cómo sabotear nuestro bienestar emocional?

Casi sin darnos cuenta, del mismo modo que llevamos a cabo hábitos que potencian nuestro bienestar emocional, podemos realizar acciones encaminadas a mermarlo. Veamos algunas de ellas.

  1. Preocuparnos constante. Es fácil aprender a preocuparse. Si analizamos el término, estamos hablando de ocuparnos antes de tiempo, de estar pre-ocupados. En muchas ocasiones, nos ocupamos antes de que suceda lo que tememos, incluso a veces, ni siquiera llega a ocurrir. Con lo que, además de gastar una energía innecesaria, sufrimos antes, durante y después.
  2. Realizar varias cosas a la vez. Somos expertos en estar hablando, mientras miramos el móvil, dejamos aquello allí y pensamos en lo que vamos a hacer después. Esto hace que gastemos mayor energía que si lo hiciésemos por separado. Además, el estar centrado justo en aquello que estoy haciendo, puede ahorrarnos más de un disgusto.
  3. Enfadarse constantemente. Todos hemos pasado por épocas en las que estamos algo más irritables, pero el problema viene, cuando el hábito de enfadarse se instaura en nosotros por más tiempo. Esto hace que continuamente nos tensemos y estemos más propensos a tener problemas en nuestras relaciones.
  4. No aprender a estar solos. En primer lugar, estar solos es necesario para tener ratitos de introspección, hablar contigo mism@ y escucharte. Y en segundo lugar y no menos importante, muchas veces, dejamos de hacer determinadas cosas porque no tenemos con quien hacerlas, con lo que, si aprendemos a pasar tiempo solos, ganaremos confianza para realizar aquello que deseamos.
  5. Autocrítica continua. Está muy bien eso de hacer balance y ver en qué hemos fallado. Pero si sólo nos quedamos en martirizarnos y no aprendemos de ello, dejamos de ser productivos.
  6. Posponer tareas. No hay nada que nos agote más mentalmente, que tener rondando por nuestra mente aquello que tengo por hacer, aquello que hice de forma incompleta, llevarme toda la tarde sin hacer nada con todo lo que tengo por hacer…
  7. No saber decir no. Algo que a todos nos pasa con cierta frecuencia, y que, además de terminar haciendo algo no deseado, hace que nos enfademos con nosotros mismos.
  8. Ser negativos. Todo un clásico: vaso medio lleno vs vaso medio vacío. Antes cada opción, situación, decisión, circunstancia… podemos elegir sacar, atender, prestar atención a las cosas buenas y positivas o a aquellas menos buenas o negativas. Ésta es nuestra elección.

Si…, sin tener un problema objetivamente importante, ves que el día a día te pesa demasiado, no sientes momentos de felicidad plena, tus momentos de alegría se ven enturbiados por esa pseudotristeza, sientes que siempre te falta algo,… probablemente estés sufriendo gratuitamente. Deja de boicotearte y proponte potenciar tu bienestar emocional.

Fuente de la imagen: nishime mejorconsalud

Recuerda que puedes visitar más artículos en esta línea, en la sección psicología autoayuda y bienestar. Si lo que te apetece es reflexionar, encontrarás bonitos cuentos y fábulas en la sección para reflexionar. O bien, también puedes acceder a la sección de recursos, donde podrás encontrar guías muy útiles de diversas temáticas.

¡Anímate y navega por nuestro blog!

Y si quieres conocernos, no dudes en visitar nuestra web.

Si te ha gustado este artículo, compártelo 😉

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *