Un pez debe ser pez


Hoy os dejamos un cuento para reflexionar: “Un pez debe ser pez”.

 

“Los animales del bosque se dieron cuenta un día de que ninguno de ellos era el animal perfecto: los pájaros volaban bien, pero no nadaban ni escarbaban; la liebre era una estupenda corredora, pero no volaba ni sabía nadar… Y así todos los demás.

 

¿No habría manera de establecer una academia para mejorar la raza animal? Dicho y hecho.

 

En la primera clase de carrera, el conejo fue una maravilla, y todos le dieron sobresaliente; pero en la clase de vuelo subieron al conejo a la rama de un árbol y le dijeron: ¡vuela conejo! El animal saltó y se estrelló, con tan mal suerte que se rompió dos patas y fracasó también en el examen final de carrera. El pájaro fue fantástico volando, pero le pidieron que excavara como un topo. Al hacerlo se lastimó las alas y el pico y en adelante, tampoco pudo volar; con lo que no aprobó la prueba de excavación, ni llegó a aprobar en la de vuelo.

 

Convenzámonos: un pez debe ser pez, un estupendo pez, un magnífico pez, el mejor pez, pero no tiene porque ser pájaro…” 
Este cuento nos habla de la importancia de la aceptación de uno mismo. Es muy importante que nos conozcamos y sepamos identificar tanto nuestras fortalezas como nuestras limitaciones. Ello nos hará estar más preparados ante cualquier acontecimiento.
Recuerda: “el patito no era feo, era un bonito cisne”.
Compartir:

One thought on “Un pez debe ser pez

  1. Lucia dice:

    la historia es una forma de reflejarnos, la no autoaceptación, y de aprender a amarsos as{i mismos de aceptarnos como somos y asumir que como seres humanos que si nos proponemos algo y lo intentamos podriamos lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *