Nuestra percepción de la realidad.

Nuestra percepción de la realidad. Cuentan que a un oasis llegó un joven, tomó agua, se aseó y le preguntó a un viejecito que se encontraba descansando: ¿Qué clase de personas hay aquí? En vez de responderle, el anciano le preguntó: ¿Qué clase de gente había en el lugar de donde tú vienes? "Oh, un grupo de egoístas y malvados" replicó el joven. "Estoy encantado de haberme ido de allí". A lo cual el anciano comentó: "Lo mismo habrás de encontrar aquí". Ese mismo día, otro joven se acercó a beber agua al oasis, y viendo al anciano, preguntó: ¿Qué clase de personas viven en este lu...
Leer más