Arriésgate!


<!– [if !mso]><![endif]–>
<!– [if !mso]><![endif]–>

Se considera que la Doctora Elisabeth Kübler-Ross (1926-2004) fue una autoridad mundial en el acompañamiento a enfermos terminales.

           Ella hablaba de lo esencial: de la vida, del por qué del vivir, del amor a la vida, de lo que quisimos hacer y no hicimos, del hacernos a nosotros mismos, del tener al ser, del arriesgarse.

           Elisabeth nos dice que cuando preguntaba a las personas que están a punto de iniciar el último viaje “¿qué harías ahora si volvieras a vivir?”, la respuesta que obtenía claramente con más frecuencia era: “me arriesgaría más”.
Al preguntar el por qué de esta respuesta, los argumentos que recibía la doctora se caracterizaban por la siguiente reflexión: “por aquello que quería hacer y no lo hice por miedo… por aquello que quería decir y no lo hice por pudor o temor… por aquella expresión de afecto que reprimí… por un sentido del ridículo excesivo… En estos momentos me parecen una tontería absoluta delante del hecho de morirme”.
Y yo me pregunto, ¿es necesario llegar a tal extremo para darnos cuenta de ello? Nos ocurre cada día, a cada momento, en cada situación tenemos la oportunidad de arriesgar y hacer, de sentirnos libres y conformes con aquello que pensamos y traducirlo en acción.
Arriésgate
 Haz que cada día de tu vida cuente.
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *