La metáfora del ordenador

metaforaLa metáfora del ordenador

 

Las metáforas, son un recurso terapéutico muy utilizado en terapia puesto que ayudan a contemplar el problema de otra manera. Hoy os traemos una metáfora muy utilizada, en este caso de Wilson y Luciano (2002).

 

Dos mujeres se encontraban en su despacho compartido trabajando con sus respectivos ordenadores. A una de las mujeres mientras estaba escribiendo, le empezaron a aparecer mensajes en la pantalla de su ordenador. Mensajes que decían “nunca solucionarás tu problema” “eres una inútil” “la gente te ve mal”. Cuando leyó estos mensajes empezó a creérselos y a angustiarse, a sufrir terriblemente ¡¡¡Parecían tan ciertos!!! Entonces intentó borrarlos de la pantalla, pero no pudo. Así que continuó trabajando. De vez en cuando, volvían a aparecer pero como ella sabía que no podía eliminarlos, no intentó hacer nada y siguió trabajando. A pesar de los mensajes que a veces aparecían y le hacían sufrir, la mujer disfrutaba y se sentía bien consigo misma porque su trabajo estaba quedando tal y como ella quería.

A la otra mujer, le empezó a suceder lo mismo. Empezaron a aparecerle los mismos mensajes que a su compañera: “nunca solucionarás tu problema” “eres una inútil”… Entonces intentó eliminarlos, pero no lo conseguía. Sufría muchísimo porque estaba totalmente convencida de que los mensajes eran ciertos. Y además sufría porque no conseguía eliminarlos. Así que dejó de trabajar para pensar qué métodos podía emplear para eliminar los mensajes. Estaba segura de que si no los borraba no podría continuar trabajando. Así que empezó a probar un método tras otro, pero no conseguía nada. Los mensajes seguían allí. Miraba a su compañera con rabia porque la veía trabajando e incluso parecía que estuviera disfrutando con su trabajo. Pensó que su compañera podía trabajar porque no recibía los mismos mensajes que ella. Así que siguió en su empeño por eliminarlos. Su sufrimiento iba en aumento: cada vez tenía más mensajes negativos, fracasaba en todos sus intentos por eliminarlos y encima no avanzaba en su trabajo. Se quedó encallada en esta situación”.

 

Una de las primeras cosas que podemos extraer de la metáfora es, cómo, ante la misma situación, dos personas reaccionan de un modo totalmente diferente.

En esta metáfora, los mensajes representan los pensamientos automáticos negativos, esos que vienen a nuestra mente sin ser llamados y nos distraen de aquello que estemos realizando.

La conducta de la segunda mujer, una conducta de evitación, muy recurrida cuando algo nos genera malestar, pero que a la larga, no hace más que mantener el problema.

Además, nos transmite claramente cómo nos pueden influir nuestros pensamientos hasta tal punto que perdamos de vista nuestros objetivos en la vida.

Haz algo con tus pensamientos negativos, ¡no dejes que dominen tu vida!

 

Fuente de la imagen: http://pixabay.com/p-450370/?no_redirect

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *