Superar la apatía

Superar la apatía.

Hay un problema muy extendido que fluye como la corriente de un río: la apatía.

La apatía es desgana, desmotivación, indiferencia hacia algo en particular o todo en general. Supone un obstáculo a nuestro bienestar.

Una vez que llega, cuesta mucho despegarse de ella, por que… ¿quien no se ha llevado todo un día tirado en el sofá sin ganas de hacer absolutamente nada?

Puede durar un momento concreto, un día puntual, una etapa en nuestra vida, o bien, instalarse durante un largo periodo de tiempo.

Con frecuencia, la apatía va acompañada de cansancio, falta de energía, tristeza, nostalgia, aburrimiento,…

Por mucho que uno sea consciente de que tiene que ponerse las pilas, queda atrapado en una especia de red, que le impide movilizarse. Como la apatía llega sin ser llamada, no podemos evitar que venga, pero…¿cuánto tiempo vamos a permitir que se instale en nosotros? Eso sí depende de ti.

Superar la apatía va a depender de lo profunda que sea, es decir, no es lo mismo una apatía puntual, breve, o que se limita a un contexto específico, que aquella que lleva instalada en nosotros un periodo de tiempo.

Como la apatía suele venir de un recorrido de lucha, desilusión, esfuerzos no cumplidos, veamos algunos pequeños consejos para echarla de nuestras vidas.

         Esfuérzate y lucha contra el no

         Si piensas que no vas a poder, inténtalo

         Si te viene un pensamiento negativo, busca un momento que te recuerde algo positivo y de buen rollo

         Llama a alguien y búscate un plan

         Oblígate a hacer algo, que en otro momento sí te sería agradable

–         Haz algo diferente

–         Concéntrate en lo positivo que haya en tu día a día

–         Proponte una meta, por pequeña que sea

No pierdas ni un segundo de tu vida. La acción te lleva a la acción.
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *