5 pasos para aprender a decir NO

decir noAprender a decir NO

En ocasiones, nos vemos envueltos en situaciones que no queremos, dejándonos llevar por otros y haciendo cosas que realmente no nos apetece hacer por no saber decir NO.

A veces, las personas de nuestro entorno, utilizan diferentes estrategias como insistirnos una y otra vez, darnos muchos argumentos, intentar que nos sintamos culpables, tocar nuestra fibra sensible,… para conseguir que hagamos eso que nos proponen.

Para mucho de nosotros, nos resulta muy difícil decir NO ante estas situaciones. Si cedemos y acabamos haciendo lo que ellos quieren, por ser poco asertivos, probablemente nos sintamos mal con nosotros mismos y acabemos incluso, enfadándonos con esa persona.

Y es que, rechazar peticiones, es uno de nuestros derechos asertivos. En muchas ocasiones, cuando alguien nos pide que hagamos algo que no queremos, se establece un diálogo poco asertivo. Nosotros damos excusas “no puedo, tengo mucho trabajo“, y la persona insiste, sin respetar nuestros deseos.

pensamientosAntes de ver cómo desarrollar esta habilidad, debemos tener en cuenta cuáles son los pensamientos que nos van a dificultar.

A veces, pensamos que si decimos que no, la otra persona se enfadará con nosotros y nos quedaremos solos. O, que le haremos sentir mal por ello. También podemos pensar que no debemos hacerlo. O que si lo queremos de verdad, debemos decir que sí. Que me pueda arrepentir de decir que no, y por tanto, mejor decir que sí. O bien, que no nos acepten por ello.

Una vez descritos los pensamientos que nos pueden dificultar, veamos 5 pasos que pueden ayudarnos a desarrollar la habilidad de decir NO.

  1. Aclarar la petición. En primer lugar, es importante que aclaremos cuál es la petición que nos están haciendo.
  2. Analizar las consecuencias. Seguidamente, tenemos que pensar en las consecuencias que puede tener aceptar o rechazar esa petición. Podemos decirle a la persona que nos deje un segundo para pensarlo o que no estamos seguros, mientras hacemos ese análisis.
  3. Piénsatelo. Antes de responder, un paso más, piénsatelo. No tienes por qué responder en ese momento. A lo mejor tienes que consultarlo con alguien más, mirar en tu agenda, o cerrar un plan previamente previsto que aún está en el aire, antes de decir si quieres o no.
  4. Expresar la negativa de forma asertiva. A veces, nos sentimos incómodos al decir que no, y nos lleva a poner excusas poco claras. Hay que ser claro y amable al rechazar esa petición, para evitar hacer sentir mal a la otra persona. Algunos ejemplos son: “me gustaría decirte que sí, pero me viene muy mal”, “me gustaría acompañarte pero tengo cosas que hacer”, “entiendo que quieras que te preste mi coche, pero lo necesito para esta tarde”,…
  5. Emplear la técnica del sándwich. Esta técnica consiste en expresar algo positivo antes y después de decir NO. Por ejemplo: “me encantaría ayudarte, pero voy fatal de tiempo, si quieres mañana a primera hora lo vemos”, “gracias por contar conmigo, pero hoy no me viene bien, si quieres quedamos otro día para tomar una café”,…

noTodo esto es necesario para sentirnos responsables de nuestras decisiones, ganar confianza en uno mismo, mantener nuestra autoestima, no dejarnos influenciar y no enfadarnos con la persona que nos quieres persuadir.

Ser capaces de aprender a decir NO sin sentirnos culpables por ello, es algo que puede ayudarnos a sentirnos bien con nosotros mismos e incluso, evitarnos problemas en nuestras relaciones sociales. Saber marcar límites, es la base para mantener relaciones saludables.

 

Fuente de la imagen: blogspot, placerysexualidadexitoyliderazgo

Recuerda que puedes visitar más artículos en esta línea, en la sección psicología autoayuda y bienestar. Si lo que te apetece es reflexionar, encontrarás bonitos cuentos y fábulas en la sección para reflexionar. O bien, también puedes acceder a la sección de recursos, donde podrás encontrar guías muy útiles de diversas temáticas.

¡Anímate y navega por nuestro blog!

Y si quieres conocernos, no dudes en visitar nuestra web.

Si te ha gustado este artículo, compártelo 😉

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *