¿Cómo fomentar nuestra resiliencia?


La resiliencia, es la capacidad que el ser humano tiene para sobreponerse a un suceso que nos causa dolor o frustración. Ser capaz de tener una resiliencia adecuada es importante, ya que no sólo podemos llegar a sobreponernos, si no que podemos resultar fortalecidos gracias a ese suceso y ello implicaría tener una adaptación saludable a la adversidad.
La persona que es resiliente no quiere decir que no experimente problemas o angustias. El dolor emocional y la tristeza son comunes en las personas que han sufrido grandes adversidades o traumas en sus vidas. De hecho, el camino hacia la resiliencia probablemente está lleno de obstáculos que afectan nuestro estado emocional.
La resiliencia no es una característica que la gente tiene o no tiene. Incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona.
Por tanto, como cualquier otra capacidad, se puede trabajar y fomentar. Porque, ¿de qué estamos hablando en el fondo? Hablamos de asertividad, optimismo, de aprender de los resultados, de crear vínculos estables, de tener una adecuada autoestima, de ser precavidos, creativos, de invertir nuestro tiempo en aquello que nos gratifica, de plantearnos metas objetivas, etc.
A continuación os dejamos 10 formas de construir nuestra resiliencia:
·          Establecer buenas relaciones
·          Evitar ver las crisis como obstáculos insuperables
·          Aceptar que el cambio es parte de la vida
·          Moverse hacia las propias metas
·          Llevar a cabo acciones decisivas es mejor que ignorar los problemas y las tensiones, y desear que desaparezcan.
·          Buscar oportunidades para descubrirse a uno mismo
·          Cultivar una visión positiva de sí mismo
·          Mantener las cosas en perspectiva, evita agrandar el evento fuera de su proporción.
·          Nunca perder la esperanza
·          Cuidar de uno mismo, prestando atención a nuestras necesidades y deseos.
“El concepto de resiliencia ha acabado con la
dictadura del concepto de vulnerabilidad”
Stanislaw Tomkiewicz, 2001.
Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *