Cómo superar una pérdida

pérdidaEl proceso de duelo – la pérdida

Normalmente, asociamos el proceso de duelo con la respuesta que se produce en nosotros tras haber vivido la pérdida de un ser querido. Pero ese proceso, aparece en nosotros ante cualquier tipo de pérdida: una ruptura sentimental, un trabajo, un determinado estatus, una estabilidad, la salud,…

Por tanto, cuando experimentamos una pérdida, lo que ocurre dentro de nosotros, emocionalmente, es ese proceso de duelo y como todo proceso, tiene una serie de etapas:

Negación: supone una defensa emocional contra el dolor. Pensamiento del tipo “esto no me puede estar pasando a mí” caracterizan esta etapa del proceso.

Ira: en esta fase suelen aparecer sentimientos de injusticia, de enfado, se buscan razones,… Pensamiento del tipo “Por qué a mí” caracterizan esta etapa del proceso.

Negociación. En esta fase intentamos buscar soluciones a la pérdida, aunque en el fondo sabemos que no la vamos a encontrar. Estaríamos dispuestos a hacer cualquier cosa con tal de no experimentar esa pérdida.

Desesperanza: en esta etapa nos dirigimos al presente. Aquí es cuando experimentamos mayor dolor emocional, sentimientos de vacío, tristeza, apatía, desinterés,…caracterizan a esta etapa.

Aceptación: pasadas las anteriores fases, poco a poco vamos afrontando la nueva situación y reorganizando nuestra experiencia. La aceptación conlleva una redefinición de nosotros mismos y de nuestra situación, desempeñar papeles nuevos y adquirir nuevas habilidades.

Todas estas fases, son las etapas naturales por la que todo ser humano nos enfrentamos cuando vivimos una pérdida. Se trata de un proceso más o menos lento, pero progresivo. No necesariamente ocurren todas y en este orden. A pesar de que son etapas por las que todos pasamos, el fin del proceso dependerá de la persona. No hay un límite establecido.

dueloPasar por un proceso de duelo, persigue varios objetivos. Como son el aceptar la realidad de la perdida, dar una explicación a los sentimientos, identificándolos y comprendiéndolos, además de permitirnos adaptarnos a la nueva existencia sin el ser querido.

Existen así mismo diferentes tipos de duelo, así como diferentes formas de afrontarlo.

Podemos vivir un duelo anticipatorio, en aquellos casos en que estemos ante un caso de muerte anunciada como por ejemplo por una enfermedad o en separaciones en las que la decisión de ruptura está tomada.

Duelo retardado, en aquellos casos en que no podemos o no nos permitimos afrontarlo activamente, lo que provoca que durante meses o incluso años, cualquier recuerdo o imagen, desencadena un gran malestar asociado a ese el duelo no resuelto.

Crónico, en aquellos casos en el que los recuerdos nos absorben durante años, haciéndonos incapaces de vivir con normalidad y eternizando el duelo.

Y por último el duelo patológico, dónde pueden pasar años sin que consigamos superarlo, viéndonos superados por una gran cantidad de síntomas físicos y psicológicos que agravan y mantienen nuestro estado.

Ahora bien, qué podemos hacer para intentar solucionar, afrontar y superar el duelo y vivir a pesar de nuestro dolor.

Para aceptar la realidad de la pérdida, que el otro ya no estará, los rituales puede sernos de gran ayuda.

Trabajar nuestras emociones. Desbloqueando la expresión de las mismas, permitiéndonos sentir el dolor que nos produce y expresándolo en la intensidad con la que es vivido.

Debemos readaptarnos a una vida en la que el otro ya o está. Es por ello que puede sernos de utilidad el asumir nuevos roles, exponernos a cambios de ruinas, etc.

Cambiar nuestro foco de apego hacia quien sí que está presente en estos momentos, desanclándonos y despidiéndonos del pasado.

Y por último, en aquellos casos en que el dolor y la carga emocional sea muy intensa o está durando mucho tiempo, buscar la ayuda de un profesional de la psicología, nos ayudará a afrontarlo y superarlo de un modo mucho más sano y adaptativo.

Fuente imagen: Pixabay y soulbridging

Recuerda que puedes visitar más artículos en esta línea, en la sección psicología autoayuda y bienestar. Si lo que te apetece es reflexionar, encontrarás bonitos cuentos y fábulas en la sección para reflexionar. O bien, también puedes acceder a la sección de recursos, donde podrás encontrar guías muy útiles de diversas temáticas.

¡Anímate y navega por nuestro blog!

Y si quieres conocernos, no dudes en visitar nuestra web.

Si te ha gustado este artículo, compártelo 😉

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *